Préstamos sin ingresos: la mejor solución financiera para muchos

Pedir un préstamo o un crédito es muy frecuente y prácticamente todas las personas han recurrido a este sistema de financiación externa en alguna ocasión. Si no es tu caso, seguro que conoces a alguien de tu alrededor que ha tenido que acudir a un tercero en busca de dinero para hacer frente a un imprevisto o a un gasto extra.

Si la relación entre tus ingresos y gastos te permite ahorrar todos los meses una cantidad de dinero, puede que cuentes con un colchón monetario y que tengas capacidad de reacción ante determinados gastos inesperados, de no ser así no sería raro que tuvieras que acudir a financiación externa para pagar la matrícula de la universidad de tus hijos, el banquete de tu boda, los muebles de la cocina, un coche nuevo o un viaje, por ejemplo.

La banca tradicional exige condiciones muy duras a la hora de prestar dinero y muchas personas no tienen acceso a sus créditos. Además, los trámites suelen ser engorrosos y demoran un tiempo considerable.

Muchas personas son rechazadas por los bancos tradicionales, por ejemplo porque no cuentan con unos ingresos aceptables, no tienen empleo o un aval disponible. En estos casos, los préstamos online sin nómina suelen ser su salvación.

Solicitar dinero en las múltiples compañías de crédito privado es relativamente fácil, no obstante hay que reunir una serie de requisitos para poder hacerlo.

Muchas de las empresas que operan en el mercado español ofrecen la posibilidad de solicitar préstamos sin nómina (una cantidad de dinero que recibe regularmente una persona por el trabajo realizado en una empresa o entidad pública) y sin aval. Algunas de ellas son: Ferratum, Creditozen, Vivus, Su Crédito, Crédito ¡Qué Bueno!, Crédito Rapid, Creditomovil y Wonga, Din Din, entre otras muchas.

Esto hace que muchas personas que no tenían acceso a la financiación ofrecida por los bancos, debido a sus circunstancias, ahora tengan la oportunidad de conseguir liquidez.

Mediante los préstamos privados acceder a este tipo de financiación sin nómina, ni aval es posible. No obstante, es cierto que muchas de estas entidades de financiación alternativa exigen tener unos ingresos fijos demostrables, por ejemplo el subsidio para desempleados o una pensión. De no ser así, muchas ofertas dejan de estar disponibles.

En el caso de los préstamos personales, las empresas suelen solicitar unos ingresos demostrables para que exista una garantía que demuestre que el cliente puede hacerse cargo de la devolución.

De esta manera, si hubiese impago podría reclamarle y tendría medios para cobrar su deuda. Sin nómina y sin ningún otro tipo de ingreso demostrable no se le podría embargar el ingreso.

Los créditos rápidos online como pueden ser los pequeños préstamos sin ingresos, que se caracterizan por ser préstamos sin papeleos y cuya tramitación se realiza en minutos, también suelen concederse sin la necesidad de tener una nómina o aval. Las cantidades monetarias a las que tienen acceso los clientes son menores y en algunas veces las entidades financieras también solicitan ingresos frecuentes demostrables pero no siempre.

Es interesante consultar promociones de las diferentes empresas, es probable que encuentres alguna solución para una cantidad mínima dinero que no requiera de este tipo de garantías.

Hay empresas que ofrecen financiación a corto plazo con pequeños minicréditos de hasta 600 euros de forma sencilla, sin papeleos, sin aval y sin tener que justificar ningún tipo de ingreso habitual y que pueden permitirte, por ejemplo, cubrir pagos urgentes o facturas que no pueden aplazarse y que llegan en momentos de falta de liquidez.

Es importante comparar las condiciones y las opiniones de otras empresas en un buscador de préstamos sin ingresos para conocer las diferentes opciones y saber cuál se adapta mejor a tus circunstancias.

En definitiva, aunque los préstamos sin ingresos se conceden sin nómina, casi siempre, las empresas de financiación online requieren a sus clientes tener una fuente de ingresos regulares.

Además, no hay que olvidar los préstamos online tienen las exigencias mínimas, aunque también los intereses más altos y que también suelen pedir otra serie de condiciones sencillas que son: la edad, se debe tener al menos 18 años para poder pedir un crédito, la nacionalidad o situación legal, el cliente ha de ser español o tener un permiso de residencia para ver aceptada la solicitud.

Asimismo, para tramitar una solicitud de estas características es necesario presentar la documentación correspondiente: el documento nacional de identidad y el NIE, ser titular de una cuenta bancaria, tener un número de móvil y una cuenta de correo electrónico. Algunas también pueden requerir que no se esté incluido en ninguna lista de impagados como Asnef.

Si el crédito rápido se aprueba, la transferencia monetaria se hace en apenas 15 minutos y podrás dispondrás del dinero en un plazo de 24 a 48 horas. La única obligación será devolver la cantidad solicitada más los honorarios dentro del periodo de tiempo acordado pactado. En el caso de no poder afrontar su devolución llegado el momento y si es la primera vez, se puede pedir un aplazamiento.