Los préstamos personales ideales para tu bolsillo

A pesar de que el crédito parece haberse reactivado en algunos bancos en los últimos tiempos, las condiciones para conseguir un préstamo personal todavía son muy exigentes y no aptas para un gran número de clientes.

Es por ello que muchas personas se decantan por recurrir a una entidad de financiación alternativa y online para la solicitud de sus préstamos personales. Este sector ha proliferado en los últimos años en España y cada día existe una mayor oferta con productos más competentes.

Mediante estas alternativas de crédito externo las empresas pretenden cubrir las necesidades de diferentes perfiles que necesitan liquidez inmediata y que por una u otra razón o no disponen del tiempo de espera que les propone el banco o sus peticiones no son aprobadas por estos. De esta manera, las entidades financieras alternativas pretenden satisfacer las necesidades de crédito incluso de los clientes con más riesgo.

Con los préstamos personales se pueden acometer los proyectos profesionales o poner fin a las preocupaciones económicas.

Un coche nuevo, una reforma de una vivienda que lleva esperando mucho tiempo, unos estudios de postgrado o ¿por qué no? un electrodoméstico que haga la vida diaria más fácil. Los préstamos personales sirven para cubrir necesidades muy diferentes y actualmente hay muchas empresas que los ofertan.

Hay préstamos personales muy variados. Los mayores sirven para financiar proyectos que impliquen una importante cantidad de dinero (desde 3.000 incluso hasta más de 60.000 euros). No obstante, y a pesar de la gran cantidad de dinero que pueden llegar a conceder, no exigen ni aval ni garantía de pago. Este aval serían los ingresos o bienes justificables, por eso se les conoce como préstamos personales.

La mayoría de personas conocen el concepto de préstamo personal, bien porque lo han solicitado alguna vez o porque alguien de su alrededor lo ha hecho a lo largo de su vida. Pero que sea familiar no quiere decir que no se deba tener cuidado a la hora de contratarlo.

Todos los productos financieros, incluido el préstamo personal presentan una serie de condiciones que no hay que olvidar. Hay cinco indicadores que pueden orientarnos a la hora de elegir un préstamo personal:

1. Intereses

Hay que tener muy en cuenta La Tasa Anual Equivalente (TAE) nos indica el coste total de los préstamos personales, incluyendo también las comisiones. O sea os muestra el coste total el crédito.

Es importante diferenciarlo con la TIN que solo muestra los intereses del crédito. Cuando se dice que hay un préstamos al 0% de intereses hace referencia al TIN y puede causar confusión.

2. Comisiones

Cuando se solicita un préstamo personal hay una serie de comisiones que se pueden cobrar y que pueden encarecer sustancialmente el coste inicial.

3. Vinculaciones

Hay ocasiones, sobre todo en los bancos, en los que si se quiere acceder a un préstamos personal hay que contratar otros productos financieros como tarjetas de crédito, seguros o domiciliaciones. Muchas veces, las entidades financieras ofrecen descuentos en la TAE a cambio de alguna de estas contrataciones.

4. Plazos

El periodo de tiempo en el que se permite reembolsar el crédito es realmente importante. Aunque a priori no se tenga muy en cuenta, si lo plazos son muy largos, a pesar de ser más bajos y la mensualidad más cómoda, el total será mayor, es decir habrá que pagar más. Por esos, en muchas ocasiones, conviene elegir plazos más cortos, aunque sean más elevados.

5. Requisitos

Existen requisitos a la hora de acceder a un préstamo personal en función de la edad, los ingresos fijos, los bienes propios, el dinero pedido, etc. que harán que unos productos sean más adecuados para cada persona.

Por eso es importante conocer bien estas condiciones y buscar un producto que se ajuste totalmente a cada perfil.

6. La letra pequeña

Hay que conocer todos los detalles de un préstamo para que solicitante pueda ahorrar una cantidad de dinero considerable y para que algunas de sus condiciones no le juegue una mala pasada.

Revisar toda la documentación y consultar cualquier duda es un imperativo para tener claro y comprender todos los conceptos del préstamo. Hay que ser cuidadoso y estar informado de cualquier cláusula para evitar futuras sorpresas.

En conclusión, antes de tomar una determinación, hay que estudiar bien el mercado, conocer las diferentes opciones y características, hablar con expertos y con toda esa información tomar una decisión para que la letra pequeña no haga que el préstamo personal elegido acabe saliendo caro. En estos casos es muy recomendable dirigirse a un comparador de préstamos personales que aporta información sobre diferentes opciones.